INICIO |   INTRODUCCIÓN |   COMEDIA |   TERENCIO |   TRAGEDIA |   SÉNECA Actividades

Titus Maccius Plautus














Cistellaria
Acceder al texto
Cistellaria

La joven Selenia, que había sido abandonada al nacer y recogida por una meretriz, se enamora de un joven de buena familia, Alcesimarco, que también la quiere con locura. Pero este bello idilio se ve interrumpido por el padre del joven, empeñado en casar a su hijo con una chica de su misma clase social.
El idealismo de los jóvenes se enfrenta así al realismo de los adultos; amor y conveniencia son los parámetros que enmarcan el motivo de esta comedia: los vericuetos de la trama argumental irán tejiendo los cabos que desembocarán en la anagnórisis o reconocimiento de la niña abandonada por sus padres verdaderos y que nos llevarán derechamente al triunfo del amor.


Curculio
Acceder al texto
Curculio o el Gorgojo

Un distinguido joven de Epidauro, Fédromo, está perdidamente enamorado de la bella Planesio, que es, por desgracia, propiedad del rufián Capadocio. Fédromo necesita dinero para liberar a su amada, por lo que ha enviado a un gorrón que está a su servicio, Gorgojo, para conseguir el dinero. Allí le birla en el juego el anillo al militar rival de su patrono, escribe una carta y la sella con él. Licón, el banquero, reconoce el sello del militar y le entrega el dinero al rufián para que deje ir a la muchacha. El militar lleva a los tribunales a Licón y al rufián. Al descubrirse que la muchacha de la que estaba enamorado es su hermana, accede a los ruegos de Fédromo y se la da por esposa.


Epidicus
Acceder al libro
Epidicus

Un viejo compra a una citarista creyendo que es hija suya, según le ha dicho uno de sus eselavos, el cual luego le contrata a otra haeiéndola pasar por la amiga del hijo y el dinero destinado para comprarla se lo da al joven amo, con el que éste, sin saberlo, compra a su propia hermana. Por una mujer a la que habia violado hacía tiempo y por un militar, se entera el viejo de que le ban engañado. El militar buscaba a su amiga, ella a su hija. La hija, finalmente, es eneontrada y el esclavo recibe la libertad.



Poenulus
Acceder al texto
Poenulus

Dos chicas cartaginesas de buena familia fueron raptadas de pequeñas y vendidas a un proxeneta llamado Lico. Años después el joven Agorástocles, vecino de Lico, se enamora perdidamente de la mayor de ellas. Desesperado ante las negativas de Lico, se entrega al plan que le prepara Milfión, su esclavo, para disfrutar de su amor. Para ello, deciden pedir ayuda a Colibisco, el capataz de Agorástocles, y a unos amigos que servirán como testigos.
Entre tanto llega a la ciudad Hanón , el padre de las chicas, que lleva buscándolas de ciudad en ciudad desde que fueron raptadas y que casualmente se hospedará en casa de Agorástocles



Rudens
Acceder al texto
Rudens

Un leno cruel y bárbaro que sale huyendo de Cirene con dos preciosas esclavas suyas naufraga casi a la vista del puerto. Las muchachas se salvan en un frágil esquife y se dirigen a un templo solitario de la diosa Venus en el que se les da hospitalidad por la venerable anciana que lo guarda.
El leno es arrojado también por las olas a la playa y quiere cuando descubre el paradero de las jóvenes arrancarlas a viva fuerza del sagrado santuario. Un pobre viejo que cultiva un pequeño campo próximo al templo de la diosa corre con su gente a proteger la inocencia y a reprimir el sacrilegio. El cielo recompensa su virtud pues una de las débiles jóvenes que defiende era una hija suya cuya pérdida lloraba hace mucho tiempo sin esperanza ya de recobrarla.
La Providencia ha hecho que un esclavo del anciano haya encontrado en la orilla del mar una valija del infame lupus que contenía entre otras cosas, un cofrecito donde se guardaban los objetos mediante los cuales debía ser reconocida la joven por su familia. El anciano padre, radiante de júbilo, abre los brazos a la hija de su corazón.




Vidularia
Acceder al texto
Vidularia

El joven Nicodemo, que, ha perdido una maleta durante una travesía, es recogido por el pescador Gorgines y se ve obligado a continuación a buscar trabajo, siendo contratado por Dinias como jornalero en su finca. La maleta es rescatada por el pescador Cacisto, quien al igual que el Gripo de Rudens no puede guardar para sí la presa, porque ha sido observado por un esclavo de Gorgines.


Gorgines actúa de árbitro entre ambos contrincantes y devuelve la maleta a su propietario. Los objetos que contienen permiten a Nicodemo reconocer a Dinias como su padre.